La Bella y la Bestia. La torpe copia de una obra maestra

Condon parece que deja muchas cosas al azar, y no crea una obra para el nuevo público, si no que decide copiar la original.

 

Desde hace unos años la compañía Disney ha decidido resucitar a sus clásicos en carne y hueso para engrosar las cuentas bancarias de sus directivos, estrategia que desde luego ha funcionado y que desde 2015, con el estreno de “Maléfica” no ha hecho más que aumentar.

Cenicienta” fue la primera princesa Disney en pasar por este nuevo lavado de cara, y aunque muchos criticaron su fiel reflejo de la cinta animada, fue un gran éxito de taquilla, algo que dio como resultado el arranque de una producción mucho más ambiciosa como fue “El libro de la selva“, que se estreno el pasado año con unos sorprendentes resultados de taquilla llegando a rozar los 1,000 millones de dólares en todo el mundo, y poniendo a sus pies a diversos críticos que aplaudían este entretenido film.

Así que sólo era cuestión de tiempo que la adaptación de una de las obras cumbres de la compañía, “La bella y la Bestia”, volviera a nuestras pantallas como ha hecho esta semana en casi todo el mundo.

Y es que además de una gran campaa de marketing, llegaba con grandes polémicas, como la inclusión del primer personaje abiertamente gay en un film Disney y una versión musical, quizás demasiado fiel a la original.

Una adaptación torpe y carente de energía

El encargado de dirigir esta nueva adaptación es el experto en musicales Bill Condon, que ya estuvo al mando de “Dreamgirls” y adaptó el guión para el cine de la oscarizada “Chicago“, además de coquetear con el cine juvenil dirigiendo las dos últimas entregas de “La Saga Crepúsculo“, por lo que parecía el mejor candidato para el film. Sin embargo, Condon parece que deja muchas cosas al azar, y no crea una obra para el nuevo público, si no que decide copiar la original, con las mismas canciones y mismas secuencias, haciendo que nada nuevo en este film consiga actualizar la cinta animada. Durante las dos horas de película el director parece poner el piloto automático y se deja llevar por la ambiciosidad del proyecto, confiando el éxito del film a otros departamentos que parecen mucho más despiertos que éste. Una realización plana y que en ocasiones resulta aburrida y tediosa que juega peligrosamente con la comicidad de algunas escenas, haciendo que parezca una parodia de la original y que pensemos que Condon no se ha tomado demasiado en serio dirigir este film, o que no es consciente del excelente material que tiene entre manos.

la-bella-e-la-bestia-beauty-and-the-beast-teaser-trailer-screenshot-04

Pero no toda la culpa es del director, los encargados de adaptar esta obra tampoco han acertado al limitarse a copiar las escena e incluso los diálogos, dejando poco espacio a nuevas secuencias que no aportan absolutamente nada más que abultar el metraje del film para que éste consiga llegar a las dos horas, seguramente impuestas por el estudio.

La caricaturización de los personajes.

Desde que supimos de la adaptación del film, todo el mundo se preguntó quién interpretaría a la joven Bella, y cuando Emma Watson fue la elegida para este papel muchos aplaudimos la elección, pero parece que a Watson se le queda grande el film, con una sosez que el personaje animado no tenía, la actriz se mueve incómoda entre tanto efecto animado, limitándose a cantar y dialogar su texto sin ningún tipo de gracia ni energía. Contrapunto con el resto de personajes que parecen sacados de la feria de la caricatura, ninguno de ellos parece encontrar un punto intermedio entre lo serio y lo esperpéntico, dedicando interpretaciones que, en ocasiones, parecen bochornosas, de las que no se salvan ni Emma Thompson, Ewan McGregor o Ian McKellen.

trailer84

Pero no todo es malo en el film de Disney, ya que la espectacular puesta en escena nos hace viajar hasta una Francia del S. XIV haciéndonos olvidar del tiempo presente y vibrar con los espectaculares efectos especiales que hacen cobrar vida a grandes personajes como Lumiére y Ding Dong .

En definitiva es un film entretenido, diseñado para sacar dinero y acercar a una nueva generación al film original, al que no consigue ni por asomo alcanzar su genialidad, pero que resultará insatisfactorio para los fans de la película que en 1991 hizo soñar y vibrar a grandes y pequeños.

Óscar San Martín

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s